▷ ¿Sabías que los fármacos son copias sintéticas de las plantas? | Nivo Instituto ®

¿Sabías que los fármacos son copias sintéticas de las plantas?

La gran mayoría de fármacos que hoy conocemos son copias sintéticas de las plantas. Fármacos contra el Cáncer (Paclitaxel), Diabetes (Metformina), Esclerosis Múltiple (Nabiximol), Alzheimer (Fisostigmina), Trombosis (Aspirina), Glaucoma (Pilocarpina), Migraña (Ergotamina), Insuficiencia Venosa (Antistax), Arritmias y Malaria (Quinidina), Infecciones Bacterianas (Penicilina), etc., proceden de las plantas. Todos estos medicamentos que han salvado vidas proceden de las plantas, y son gracias a ellas que podamos curarnos.

Actualmente hay más de 50 mil plantas medicinales con efectividad terapéutica.

Los remedios curativos son tan antiguos como la propia humanidad. Desde tiempos inmemoriales las plantas se han utilizado por diferentes culturas para el tratamiento de diversas enfermedades. La medicina ayurveda con más de 6 mil años de antigüedad y la medicina tradicional china ya utilizaban las plantas como remedio medicinal. En las antiguas civilizaciones de Egipto, Oriente y Grecia ya se recurría a las plantas con el fin de obtener remedios para la salud. Fue más tarde, con el esplendor de la medicina árabe en los siglos VIII y IX, cuando empiezan a emplearse plantas de la India, Indonesia y del Sureste asiático. Hasta finales del siglo XIX todos los medicamentos procedían de la naturaleza, pero con el florecimiento de la botánica científica y la química orgánica, a finales del siglo XIX fueron desplazados por la química sintética. Una vez conocida su estructura química, se trató de imitarla mediante síntesis. De este modo se creó la Farmacología que hoy conocemos.

Fitoterapia: La Ciencia de la Naturaleza.

La Fitoterapia del griego phytós (‘planta’ o ‘vegetal’) y therapeia (‘terapia’) es la ciencia que estudia la utilización de los productos de origen vegetal con finalidad terapéutica, ya sea para prevenir, para atenuar o para curar un estado patológico. Fitoterapia es un término acuñado por el médico francés Henri Leclerc quien utilizó el término por primera vez en 1913 y publicó varias ediciones del Précis de phytothérapie (“Manual de Fitoterapia”), el primero en 1922.

Los productos naturales, particularmente de origen vegetal, son la principal cantera para descubrir nuevas y prometedoras moléculas para el tratamiento de diversas patologías. La facilidad de disponibilidad, el bajo costo y los efectos secundarios mínimos hacen que las preparaciones a base de plantas sean la piedra angular clave de todas las terapias disponibles. Muchos pacientes consideran utilizar las plantas naturales sobre las terapias convencionales debido a los resultados insatisfechos de las terapias convencionales, y el aumento de los efectos secundarios de los medicamentos modernos.

¿Por qué las plantas producen tantos compuestos medicinales útiles para el tratamiento de enfermedades humanas?

Las plantas medicinales producen infinidad de sustancias bioactivas para protegerse de los depredadores, de los cambios climáticos y de las agresiones bióticas. Dicha respuesta está mediada por un gran número de señales moleculares que activan en la planta un sistema de defensa compuesto por múltiples componentes con actividad medicinal en humanos.

Las plantas medicinales proporcionan una rica fuente de productos químicos bioactivos (algunas más de 600 componentes medicinales), como carbohidratos, lípidos y ácidos nucleicos, y una cantidad de metabolitos secundarios como terpenoides, alcaloides y compuestos fenólicos. Estos últimos son ampliamente buscados por sus propiedades biológicas: antialérgicas, antiaterogénicas, antiinflamatorias, hepatoprotectoras, antimicrobianas, antivirales, antibacterianas, anticancerígenas, antitrombóticas, cardioprotectoras y vasodilatadoras, etc.

Ciertos fitoquímicos encontrados en las plantas medicinales son efectivos para mitigar la muerte celular necrótica y proteger contra la toxicidad hepática inducida por Paracetamol, mediante la restauración del sistema de defensa antioxidante celular, limitación del estrés oxidativo y, posteriormente, protección de la disfunción mitocondrial y la inflamación.

Se ha demostrado en infinidad de estudios que ciertas plantas medicinales son eficaces y efectivas para tratar el cáncer, diabetes, artritis, lupus, dermatitis, fibromialgia, párkinson, alzhéimer, ansiedad, depresión, migraña, etc.

Estudios recientes han demostrado que fitoquímicos encontrados en las plantas medicinales mejoran la patología amiloide, modulando el proceso de la proteína precursora amiloide (APP), mejorando la cognición y activando la señalización de la proteína quinasa dependiente del hipocampo / proteína de unión al elemento de respuesta al hipocampo (PKA / CREB) e inducen neuroprotección.

Un ejemplo es también el de la planta Artemisia annua (cantera de la síntesis de fármacos contra la malaria, por ejemplo, Coartem), ha demostrado ser más eficaz en infusión que los fármacos sintéticos Artesunato-Amodiaquina (ASAQ) en el tratamiento de la malaria por Plasmodium Falciparum.

Desde Instituto Nivo formamos a profesionales de la salud en el conocimiento de la utilización de las plantas medicinales con la mayor garantía, eficacia y seguridad clínica, basada en los estudios científicos publicados en las mejores revistas médicas y en la práctica clínica en humanos.

NO LO OLVIDE: LA NATURALEZA ES MÁS SABIA QUE CUALQUIER LABORATORIO.

Bibliografía

  • Navarro-Pérez R., (2019). La ciencia ha hablado: la medicina natural derrota a la medicina farmacéutica. Las sustancias naturales son más eficaces que los fármacos. Murcia, España. Editorial Círculo Rojo. ISBN: 978-84-1331-124-1.
  • Weaver BA. How Taxol/paclitaxel kills cancer cells. Mol Biol Cell. 2014;2 Schmid P, Rugo HS, Adams S, et al. Atezolizumab plus nab-paclitaxel as first-line treatment for unresectable, locally advanced or metastatic triple-negative breast cancer (IMpassion130): updated efficacy results from a randomised, double-blind, placebo-controlled, phase 3 trial. Lancet Oncol. 2020;21(1):44–59.5(18):2677–2681.
  • Bailey CJ. Metformin: historical overview. Diabetologia. 2017;60(9):1566–1576.
  • Giacoppo S, Bramanti P, Mazzon E. Sativex in the management of multiple sclerosis-related spasticity: An overview of the last decade of clinical evaluation. Mult Scler Relat Disord. 2017;17:22–31.
  • Markovà J, Essner U, Akmaz B, et al. Sativex® as add-on therapy vs. further optimized first-line ANTispastics (SAVANT) in resistant multiple sclerosis spasticity: a double-blind, placebo-controlled randomised clinical trial. Int J Neurosci. 2019;129(2):119–128.
  • Sellami M, Slimeni O, Pokrywka A, Kuvačić G, D Hayes L, Milic M, Padulo J. Herbal medicine for sports: a review. J Int Soc Sports Nutr. 2018 Mar 15;15:14.
  • Lu Y, Gao W, Huang LQ. Zhongguo Zhong Yao Za Zhi. 2018;43(9):1806–1811.
  • Wood JN. From plant extract to molecular panacea: a commentary on Stone (1763) ‘An account of the success of the bark of the willow in the cure of the agues’. Philos Trans R Soc Lond B Biol Sci. 2015;370(1666):20140317.
  • Muniandy K, Gothai S, Arulselvan P, et al. Mini Review: Wound healing potential of edible plants. Pak J Pharm Sci. 2019;32(2):703–707.
  • Odeyemi S, Bradley G. Medicinal Plants Used for the Traditional Management of Diabetes in the Eastern Cape, South Africa: Pharmacology and Toxicology. Molecules. 2018;23(11):2759. Published 2018 Oct 25.
  • Subramanya SB, Venkataraman B, Meeran MFN, Goyal SN, Patil CR, Ojha S. Therapeutic Potential of Plants and Plant Derived Phytochemicals against Acetaminophen-Induced Liver Injury. Int J Mol Sci. 2018;19(12):3776.
  • Rabiei Z, Solati K, Amini-Khoei H. Phytotherapy in treatment of Parkinson’s disease: a review. Pharm Biol. 2019;57(1):355–362.
  • Kosyachenko KL, Sakhanda ІV. The main methods of treatment of cardiovascular diseases by medicinal plants. Wiad Lek. 2018;71(6):1279–1283.
  • Sakhanda IV, Kosyachenko KL. Assortment of herbal medicines of the treatment of cardiovascular diseases. Wiad Lek. 2018;71(5):1104–1108.
  • Christou P. From medicinal plants to medicines in plants: plant factories for the production of valuable pharmaceuticals. Curr Pharm Des. 2013;19(31):5469–5470.
  • Davids D, Gibson D, Johnson Q. Ethnobotanical survey of medicinal plants used to manage High Blood Pressure and Type 2 Diabetes Mellitus in Bitterfontein, Western Cape Province, South Africa. J Ethnopharmacol. 2016;194:755–766.
  • Hughes K, Ho R, Butaud JF, et al. A selection of eleven plants used as traditional Polynesian cosmetics and their development potential as anti-aging ingredients, hair growth promoters and whitening products. J Ethnopharmacol. 2019;245:112159.
  • Song JX, Sze SC, Ng TB, et al. Anti-Parkinsonian drug discovery from herbal medicines: what have we got from neurotoxic models?. J Ethnopharmacol. 2012;139(3):698–711.
  • Banjari I, Marček T, Tomić S, Waisundara VY. Forestalling the Epidemics of Parkinson’s Disease Through Plant-Based Remedies. Front Nutr. 2018;5:95.
  • Nirumand MC, Hajialyani M, Rahimi R, et al. Dietary Plants for the Prevention and Management of Kidney Stones: Preclinical and Clinical Evidence and Molecular Mechanisms. Int J Mol Sci. 2018;19(3):765.
  • Wagner L, Cramer H, Klose P, et al. Herbal Medicine for Cough: a Systematic Review and Meta-Analysis. Forsch Komplementmed. 2015;22(6):359–368.
  • Zheng Z, Sun Z, Zhou X, Zhou Z. Efficacy of Chinese herbal medicine in treatment of allergic rhinitis in children: a meta-analysis of 19 randomized controlled trials. J Int Med Res. 2018;46(10):4006–4018.
  • Shergis JL, Wu L, Zhang AL, Guo X, Lu C, Xue CC. Herbal medicine for adults with asthma: A systematic review. J Asthma. 2016;53(6):650–659.
  • Aviram J, Samuelly-Leichtag G. Efficacy of Cannabis-Based Medicines for Pain Management: A Systematic Review and Meta-Analysis of Randomized Controlled Trials. Pain Physician. 2017;20(6):E755–E796.
  • Munyangi J, Cornet-Vernet L, Idumbo M, et al. Artemisia annua and Artemisia afra tea infusions vs. artesunate-amodiaquine (ASAQ) in treating Plasmodium falciparum malaria in a large scale, double blind, randomized clinical trial. Phytomedicine. 2019;57:49–56.
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp